RAW OminA

  • RAW OminA

RAW OminA

17,00130,00 IVA Incluido

Limpiar

OminA de Raw Solubles, son aminoácidos, en polvo soluble, listos para ser absorvidos por las plantas.

Omina son amino ácidos en polvo de Raw Soluble. Los amino ácidos en forma de L (creados por hidrólisis enzimática) son fácilmente absorvibles por las células de las plantas. La otra forma de amino ácidos (forma de D) no son útiles para plantas. Cuando un horticultor añade amino-ácidos en forma de L a su solución nutriente, las plantas responderán como si estuvieran creciendo en la mejor tierra orgánica. Los amino ácidos también actuan como quelatos y micronutrientes. Cuando se aplican juntos con micronutrientes, la absorción y el transporte de nutrientes es mucho más fácil.

RAW Aminoacidos

La adición de los aminoácidos a la solución de nutrientes hidropónicos frecuentemente tiene un efecto dramático en el crecimiento de la planta. Nuevamente los secretos de los aminoácidos yacen en la naturaleza. Así como los microorganismos beneficiosos crecen y se multiplican en una tierra orgánica y saludable, estos producen enzimas que descomponen la materia orgánica. Este proceso es llamado: “Hidrólisis Enzimático”. Los aminoácidos producidos por una hidrólisis enzimático tienen una orientación “hacia la izquierda” y son llamados “aminoácidos L”. Los aminoácidos L que son producidos por microorganismos fácilmente son absorbidos por las células de la planta; pero los aminoácidos sintéticos producidos por un acido o hidrólisis alcalina están orientados “hacia la derecha” y no están biológicamente activos. Al añadir directamente a la reserva de agua los aminoácidos L, que son derivados de la hidrólisis, las plantas que crecen hidropónicamente responderán en la misma forma que las plantas que crecen con las mejores tierras orgánicas.

Los aminoácidos tienen un efecto dramático en la absorción de calcio por parte de las raíces, especialmente las mezclas de aminoácidos ricas en quelantes primarios – glutámicos y glicina. Tanto en la naturaleza como en la hidroponía, el calcio tiende a reaccionar con los fosfatos y sulfatos, precipitando la solución como “cal”. La cal hace que el calcio sea inaccesible a la planta. Con el tiempo, la cal también puede formar depósitos de calcio que obstruyen o tapan las bombas de agua y conductos de irrigación: una preocupación constante para los agricultores hidropónicos. Los aminoácidos queladores, por otra parte, se adhieren a los iones de calcio como una garra, previniéndoles que reaccionen con otros minerales y evitar que se forme la cal. Al mismo tiempo, el acido glutámico y la glicina estimulan las células de las raíces para que abran canales de iones de calcio, ¡permitiéndoles a las plantas que absorban iones de calcio de miles a millones de veces más rápido que la osmosis simple!

El calcio es un elemento inmovible. En otras palabras, una vez que el calcio se deposita en las células de las raíces ya no puede ser movido a ninguna otra parte de la planta. Por lo tanto un suministro constante de calcio debe estar disponible para las raíces de las plantas que crecen vigorosamente. El calcio es muy importante para construir paredes celulares fuertes. Cuando un suministro abundante de calcio está disponible para la planta, se acelera la expansión de la división de células y de la pared celular.

Los aminoácidos también ayudan a proteger las plantas del estrés de las temperaturas. Las plantas con paredes celulares débiles están más susceptibles al calor y frió extremo. Por ejemplo durante las heladas, el agua entre las paredes celulares se cristaliza, perforando las membranas celulares y como consecuencia marchita la planta. Pero cuando las plantas tienen un pectato de calcio extra entre las paredes celulares, a diferencia del agua, el daño a la planta se minimiza. Por ejemplo, ¡Es común que las lechugas tratadas con aminoácidos, sobrevivan de dos o tres heladas! A pesar de que la mayoría de los vegetales hidropónicos son cultivados en medio ambientes controlados, las investigaciones futuras con suplementos de aminoácidos podrían sugerir maneras de cultivar plantas a muy bajas temperaturas, sin sacrificar la calidad o el rendimiento del cultivo. Mientras que los costos energéticos siguen escalando, la habilidad de las plantas para aclimatarse a temperaturas extremas podría tener beneficios económicos importantes para los agricultores.

La disponibilidad cada vez mayor del calcio proveído por los aminoácidos tiene beneficios secundarios también. Una planta con un sistema vascular fuerte absorbe el agua y los nutrientes más eficientemente, incrementando el grado brix de la planta. La medida brix es la forma de leer el porcentaje de azúcar en el contenido de la savia de la planta, y es en general un indicador de la salud y la vitalidad de la planta. El brix se mide con un refractómetro, no con un medidor EC. Las moléculas orgánicas no conducen electricidad, pero el total de los sólidos disueltos en el agua se doblan o reflejan la luz. Usar un refractómetro brix es fácil. Unas pocas gotas de la savia son depositadas en el portaobjetos del refractómetro, y el instrumento es puesto en dirección hacia una fuente de luz. Entre más rápido se disuelvan los sólidos en la savia, más luz reflejara y la lectura de brix será más alta. ¡Se ha reportado que si el brix de la savia excede el 12%, los insectos plaga que les gusta chupar a las plantas ni siquiera reconocerán a la planta como comida! Además por cada 1% de incremento de brix, las bajas temperaturas son disminuidas en intensidad por medio grado. El brix es también utilizado como una medida objetiva de la calidad de frutas y vegetales. Las verduras de calidad superior tienen los niveles de brix más altos. Por lo tanto, las plantas cultivadas con suplementos con aminoácidos son generalmente más ricos en azucares y otros elementos nutricionales, permitiéndoles ser vendidos a precios superiores.